Lun06122021

Last update09:38:06 PM

BannerCarneCantabria21

Cantabria

Los centros educativos cierran del 16 al 29 de marzo como prevención por el coronavirus

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
RevillaZuloagaRodriguez

Cantabria cerrará los centros educativos, tanto públicos como privados, desde el 16 hasta el 29 de marzo como medida preventiva frente al coronavirus y siguiendo las recomendaciones del Gobierno de España, al igual que han hecho otras comunidades autónomas.

 

Durante este periodo, que podría prorrogarse en función de la evolución de la situación, se suspenden todas las actividades educativas, formativas y académicas de carácter presencial (las no presenciales podrán seguir desarrollándose) en todas las etapas, desde las escuelas infantiles y guarderías hasta el ámbito de la formación para el empleo y la universidad, así como las de carácter extraescolar y los viajes de estudios.

La medida afecta a cerca de 94.000 escolares cántabros, al conjunto de la plantilla docente y también a los estudiantes universitarios, si bien a partir del lunes la Consejería de Educación ofrecerá la posibilidad a los alumnos de recibir formación online (únicamente de refuerzo, es decir, no se avanzará actividad), a través de la plataforma digital Yedra y de otros soportes con los que trabajan los centros.

Asimismo, se suspenden las actividades grupales de ocio en los centros de mayores hasta que se garantice su prestación en condiciones de seguridad para los usuarios de estas instalaciones.

El Consejo de Gobierno, reunido esta tarde en sesión extraordinaria, ha dado el visto bueno a estas propuestas planteadas por la comisión de seguimiento del coronavirus, que preside el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, junto con otra serie de medidas o recomendaciones que mañana se publicarán en una edición extraordinaria del Boletín Oficial de Cantabria.

Estas últimas van encaminadas a concienciar a los ciudadanos para que eviten en lo posible las reuniones numerosas, entre las que se incluyen los velatorios y los actos sociales y culturales, y limiten todos aquellos movimientos que no sean imprescindibles, sobre todo por parte de personas que padecen problemas respiratorios agudos, a quienes se aconseja permanecer en sus hogares el mayor tiempo posible.

Además, el Gobierno plantea procurar cuidados a las personas mayores y con enfermedades crónicas en el domicilio y fomentar en lo posible el teletrabajo, tanto en el ámbito de la administración pública como de la empresa privada.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; el vicepresidente, Pablo Zuloaga, y el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, han comparecido esta tarde ante los medios de comunicación para dar cuenta de estas medidas e informar de la situación en Cantabria, que presenta en estos momentos 10 casos de coronavirus, de los cuales 3 están ingresados en Valdecilla y el resto en sus respectivos domicilios, según ha confirmado Revilla.

El presidente ha hecho un llamamiento a la calma y al sosiego porque "no existe razón para entrar el pánico", aunque ha reconocido que se trata de un "problema serio" que va a traer consigo "consecuencias económicas y sociales", más allá de las sanitarias, y ha augurado, incluso, una posible entrada en "recesión" de la economía en los próximos meses.

"El miedo es más contagioso que cualquier otra enfermedad y lo peor que nos puede ocurrir es entrar en pánico", ha dicho Revilla, que también prevé un "repunte" del número de infectados en los próximos días porque está llegando a Cantabria un "aluvión de gente" procedente de otras comunidades afectadas.

El jefe del Ejecutivo se ha mostrado convencido de que "no muy tarde saldrá una vacuna" contra el coronavirus, pero, mientras tanto, ha apelado a la población a seguir las recomendaciones de los profesionales sanitarios y a confiar en la excelente sanidad de España y de Cantabria.

"Tenemos unos profesionales volcados en atender a la gente y en meter todas las horas que haga falta, y los ciudadanos a seguir las instrucciones y esperar a que escampe, que va a escampar", ha incidido.

Finalmente, ha adelantado que pedirá a Pedro Sánchez, en la reunión de presidentes que se celebrará este sábado por videoconferencia, que defienda en las instituciones comunitarias que Europa "abra la mano", porque, en su opinión, las compensaciones anunciadas "no van a ser suficientes" para paliar las consecuencias económicas y sociales, sobre todo para un país como España que depende en gran medida del turismo.

Por su parte, el vicepresidente, Pablo Zuloaga, ha lanzado un mensaje de respaldo, apoyo y agradecimiento a los profesionales de la sanidad de Cantabria, "que están haciendo un verdadero esfuerzo por mantener los estándares de calidad de la sanidad pública", y ha insistido en una llamada a la calma y a la "máxima responsabilidad individual de los ciudadanos y ciudadanas de Cantabria".

"La sociedad de Cantabria siempre ha sabido estar a la altura de las circunstancias y ahora nos enfrentamos a un reto global", ha asegurado Zuloaga, que ha pedido "encarecidamente" que se cambien algunos hábitos interiorizados.

El vicepresidente ha informado, además, de la puesta en marcha de una campaña informativa en medios de comunicación, edificios públicos y medios de transporte con recomendaciones para la prevención y con información "para que todo el mundo sepa las decisiones que tiene que tomar en cada momento".

"Hacer caso de las recomendaciones puede significar que Cantabria sea un lugar donde la enfermedad se propague en menor medida", ha señalado.
Por último, el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, ha anunciado planes de contingencia específicos en el ámbito de cada consejería del Gobierno de Cantabria "con el fin de garantizar que, si empeorase la situación, la administración sea capaz de prestar los servicios correspondientes a los ciudadanos".

Rodríguez se ha referido a la prevención como objetivo fundamental de estas medidas y ha aclarado que "no se corresponden con la gravedad de la situación sanitaria existente en Cantabria", que cuenta actualmente con 10 casos positivos.

"Lo que queremos evitar es que la situación empeore y que tengamos una propagación comunitaria no controlada de esta infección", ha destacado.