Mar12112019

Last update11:57:32 PM

AlimentosCantabriaNoviembre2019

La irregularidad le cuesta al Balonmano Torrelavega el encuentro ante el Barcelona B Lassa

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
BMTLogo01

Una segunda parte tremendamente irregular, tras un primer tiempo brillante, le costó al Balonmano Torrelavega caer ante el FC Barcelona B Lassa por 26-28. El sprint final de los cántabros no fue suficiente para conseguir siquiera un punto en un encuentro que era el último tren del BMT hacia la fase de ascenso.

 

Los naranjas salieron a por todas desde el primer segundo, con una defensa 6-0 muy activa y aprovechando cada recuperación para lanzar un nuevo contraataque. Pero el primer contratiempo llegó con la exclusión de Marcos Dorado, que permitió a los culés reducir la renta local.

A partir de ese momento, el choque atravesó una fase errática, aunque los torrelaveguenses fueron capaces de apretar un poco el acelerador antes del descanso, llegando con un 15–11.

Con la reanudación, los de Soto empezaron a mostrar su peor cara, saliendo ya poco intensos en ataque y perdiendo cuatro balones consecutivos. En tres minutos los culés trasformaron el marcador del descanso y se pusieron en 15-14.

Tras un tiempo muerto de Soto, ante el colapso defensivo naranja, los culés lograron dar la vuelta al partido. El primer paso para regresar al encuentro era minimizar las pérdidas de balón y los locales tuvieron cierto oxígeno, pero sin ajustar atrás no había nada que hacer y los de Soto lograron recomponerse.

Una vez hecho lo más difícil, el Balonmano Torrelavega volvió a pecar de impreciso y precipitado, pese a estar obligado a un triple salto mortal para rescatar algún punto del partido. Con 20 - 24, Soto pidió tiempo muerto pero no sirvió para mucho. En la primera acción, perdieron la bola y el Barça se marchó a cinco. Con todo en contra, los cántabros se vaciaron sobre la pista en busca del milagro y en algunos momentos hicieron creer a la afición que era posible.

El partido convulsionaba con un Barça B cada vez más nervioso. Saúl Campo marcó desde su propio campo el 25–26 que provocaba el tiempo muerto culé. Quedaba un minuto y medio y con el Trueba apretando de lo lindo, se produjo el ansiado milagro. Dos goles rápidos, uno por bando, desembocaron en un ataque culé determinante. Pero tras salir trastabillado de una finta, David Roca mandaba a la lona a un combativo Balonmano Torrelavega.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar