Mié19122018

Last update11:25:22 PM

Victoria por la mínima para el balonmano torrelaveguense ante el Handbol Bordils

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
BMTLogo01

Una victoria por la mínima fue el resultado del Ford Alisauto BM Torrelavega ante el Handbol Bordils en un final agónico en el pabellón Vicente Trueba. Tras llegar a mandar por seis en el ecuador de la segunda parte, los cántabros se vieron abocados a resolver en tres minutos finales de infarto, en los que los goles de José Carlos Hernández y las paradas de Murillo Araújo resultaron determinantes.

 

Los locales saltaron al parqué decididos a cimentar su victoria desde atrás, pero fue el equipo de Girona el que se hizo con el mando. Para los naranjas el problema más importante era el entramado defensivo al otro lado de la cancha y su incapacidad de encontrar opciones claras para batir al portero.

Tras un tiempo muerto de Mozas, José Carlos Hernández y un motivado Edu Fernandez firmaron tres dianas consecutivas que acercaban a los cántabros. La situación en la cancha dio un giro de 180 grados y el tiempo muerto cambio de bando.

El público en la grada aplaudía la remontada local en un choque lleno de ritmo e intensidad, en el que los blanquiverdes sacaban petróleo de su conexión con el pivote mientras que los naranjas apostaban por un juego mucho más coral. El Handbol Bordils cambió la estrategia y se llegó al descanso con empate.

Tras el intermedio, el Ford Alisauto BM Torrelavega cambió de director de juego para darle la batuta a Isi Martínez. El joven central leonés imprimió una velocidad adicional a la transición ataque defensa y se encargó de liderar los mejores minutos de los cántabros en el partido. José Carlos Hernández hacía el 15–13 cuando únicamente habían transcurrido tres minutos. Una mano milagrosa de González cuando Jorge Prieto ya cantaba el gol precedió el esperado tiempo muerto visitante.

Tras el buen resultado que cosechó en la primera parte, el técnico visitante recurrió de nuevo a la mixta. Las alarmas naranjas se encendieron cuando Ferrer firmaba el 24–22. Al Ford Alisauto BM Torrelavega le tocaba ponerse de nuevo el mono de trabajo. Ferrer empató a 24 y planteó un partido nuevo con tan solo cinco minutos por jugarse.

En el tramo definitivo, Nico Colunga provocó la exclusión de Vilanova y allanó el camino naranja. Ni la exclusión compensatoria señalada sobre Oliver frenó a los de Mozas. Con 26–24 los tres últimos minutos fueron de infarto. Reixach tensaba la cuerda y obligaba a los cántabros a un último esfuerzo. Con 26–25, Mozas pidió tiempo muerto para diseñar una jugada que resolviera el partido con solo 54 segundos por delante.

Los árbitros señalaron unos pasos, inexistentes según los locales, a José Carlos Hernández que brindaban a los visitantes la oportunidad de empatar, y después un golpe franco que derivó en una discusión entre Murillo Araújo y Vilanova saldada con una exclusión y un lanzamiento con dos segundos para el final. Pou se elevó por encima de los brazos locales pero Murillo desvió la pelota lo justo para dejar los puntos en casa.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar