Mié26092018

Last update03:00:00 AM

Opinión

"Vamos a la cama..."

Valoración del Usuario:  / 11

TelerinesSigo sin entender cómo funciona la televisión...

Prácticamente nacimos con ella, y si ahora hacemos el ejercicio de comparar la primera vez que nos asomamos a aquella ventana y lo que vimos, con nuestra relación actual con este electrodoméstico, observaremos que quizá sea de las cosas que más han evolucionado en los últimos años, y lamentablemente, no a mejor.

No obstante, a mí me gusta la tele. Sé que no se la debe llamar así, pero si vamos a hablar de la relación que mantuvimos con ella en nuestra infancia, necesariamente la tenemos que llamar "la tele".

Claro, no se podía concebir el sentarse a ver la tele, sin el pan con chocolate en la mano. Eran dos rituales indisolubles. Entonces no había canales infantiles; había programas infantiles. Lógico, porque no había canales; había programas. Al principio, el hombre solo creó la TVE, y solo unos años después, tuvimos dos cadenas: la TVE (o la primera) y el UHF, que era un coñazo... Tampoco había tele todo el día. Por la noche, después del "parte" sonaba el himno nacional y terminaba la programación. Al principio, el hombre creó una emisión de televisión que no volvía a emitir hasta las tres de la tarde; nuevamente con el "parte". Más tarde, comenzaba a mediodía con unas clases de la Universidad a Distancia, y solo después de años, y aún cuando nadie se imaginaba que llegaría la tele en color, comenzaba a primera hora de la mañana. Como no... entre día y día, estaba la Carta de Ajuste. Me gustaría que me explicaran porqué aquellas formas y dibujos.

Quizá el emblema de mi generación eran los Chiripitiflaúticos, con Locomotoro (...acércate gordito...acércate...), Valentina, el Capitán Tan (...a lo largo y ancho de este mundo...), y el Tío Aquiles. Solo en una segunda temporada se incorporaron los Hermanos Malasombra, y en una tercera Barullo (nombre éste, que puse a mi primer hámster; evidentemente por su color).

Un recuerdo insalvable: Los Telerines. Son quienes ilustran este relato. No cabe duda de que, al menos en mí casa, cumplían su función (o eso creo). "Vamos a la cama, que hay que descansar, para que mañana, podamos trabajar..." Sería magnífico hoy en día, que el poder trabajar al día siguiente, dependiera solamente de la hora de acostarse.

Los programas infantiles se sucedieron uno tras otro: "La Casa del Reloj" con la ausente María Luisa Seco, Marta, Popi y Manzanillo... Y después una nueva generación con "Barrio Sésamo" y Espinete.

También fueron importantes los telefilmes de entretenimiento: "Bonanza", "Los dos mosqueteros" (Annibal Heis y Kid Kerry), "Lassie", "Rintintín", y más recientemente "La Casa de la Pradera" con Michael Landon, otro ausente.

Otros telefilmes nos tenían aterrorizados: "Viaje al fondo del mar", "La Familia Adams" y en la producción nacional, "Historias para no dormir", fruto del Gran Chicho Ibáñez Serrador, que marcó una época en televisión con el "Un dos tres...", sus supertacañones (Valentín Tormos, las Hermanas Hurtado), su Gran Kiko Legard, Mayra Gómez Kemp, y unos de nuestros mitos adolescentes: "La Bombi"... "Por qué seraaaaaa...? La calabaza Ruperta, y por encima de todo... ¡¡¡ El Coche !!!, joe... ¡¡¡ un 124 !!! ... casi nada...

También había programas insoportables, y al frente de todos ellos, en mi recuerdo, "Por Tierra, Mar y Aire" del que solo recuerdo que al presentador le faltaba algún dedo de la mano, con lo que entonces para mí este programa estaba en el listado de los que aterrorizaban.

Tampoco nos gustaba demasiado "Estudio Uno", donde actores de la talla de José Bódalo, Tomás Blanco, Luis Varela, o las hermanas Gutiérrez Cava, perdidos en la tristeza del Blanco y Negro, se hartaban a aburrirnos cada Lunes por la noche. Aunque hubo una obra que me impactó: "Doce Hombres sin Piedad". La verdad, no sé por qué, pero me impactó.

¿ Y el partido televisado ? Los domingos, a las ocho, cuando el lunes comenzaba a caérsenos encima, y la "fiebre inventada" empezaba a ocupar nuestro organismo... Había que volver al colegio...

Luego llegó el color. Gila siempre decía que la tele en color funcionaba sobre el principio de abrir la ventana y dar brochazos al aire. No seria muy distinto. La tele fue para nuestra generación, realmente una ventana.

La tele se apoderó tanto de nuestras vidas, y se interiorizó de tal manera, que yo llegué a oír a mi abuelo decir cuando llegó la tele en color, que era absurdo comprarla (mi abuelo era un rácano), que él veía la vida en blanco y negro... Acojonante...

Y con Naranjito, en 1982, nació la nueva televisión y el vídeo; de los que ya hablaremos...

Llegó el verano...

Valoración del Usuario:  / 12

Suancesplaya
Mucho disfrutábamos en la playa para soportar el trayecto en autobús desde Torrelavega a Suances. Era un infierno.

Solo había dos soluciones: la Pista Río o la Playa de La Concha en Suances. Yo era de los de la playa. De la playa de La Concha y con respeto a la resaca y a la bandera. La de los Locos, entonces, era solo para los locos.

La temporada de playa empezaba con una quemadura "del uno". Daba igual lo que te dijera tu madre, daba igual lo que sufriste el año anterior, daba igual lo que te contó un amigo. El verano empezaba con una quemadura; y detrás de ella, el vinagre, el aceite, la sofisticada Nivea, y más tarde el AfterSun. Aquella noche sufrías, la siguiente un poco más, y a partir del tercer día la mejoría era definitiva. Digamos que era un peaje para circular por el verano. Por supuesto, para que una quemadura del sol tuviera un cierto prestigio, era imprescindible que la espalda se pelara.

Las Escuelas del Oeste

Valoración del Usuario:  / 36


La fotografía del Boulevard en la anterior entrega, era fantástica, pero la de hoy, la de Las Escuelas Del Oeste, es inesperada de verdad. Porque este es el Colegio Cervantes cuando empezó a ser "Las Escuelas del Oeste".

No sé hasta cuando, pero los niños del 62 fuimos a Las Escuelas del Oeste. Luego, más tarde, fue el Colegio Cervantes. No tengo muchos recuerdos de la escuela, pero sí sé que antes los colegios públicos eran "escuelas" y los colegios privados, eran "colegios". Atención al matiz, tan de actualidad hoy en día.

¡Que llega La Vuelta a España!

Valoración del Usuario:  / 20

LaVuelta
No hay duda. Lo mejor era que no había colegio...

Era un día especial. Al igual que cuando recordábamos las Ferias sentíamos como empezaban antes de la fecha, la llegada de La Vuelta a España era igual. El día anterior, llegaban los camiones con las vallas, con las pancartas, con "la propaganda"... magnífico.
No sé qué tenía de especial, pero la llegada de La Vuelta a España (entonces se llamaba así; lo de "La Vuelta" es un invento moderno) era un momento especial del año. La ciudad se transformaba y parecía no existir otra cosa para nadie. ¡Fuera coches!

Era fundamental conocer el recorrido para elegir el mejor sitio para verla. En cierto modo, se parecía a La Cabalgata de Reyes. Pero daba igual: el paso de La Vuelta a España era uno de los grandes acontecimientos del año, pero... ¡Caray!, era el más efímero... Nunca quedábamos satisfechos. Tan efímero, que analizado fríamente, el paso era lo que menos importaba.

Gustaban los preparativos. Los helicópteros que ya se oían un rato antes y anunciaban que "los corredores" ya estaban cerca. Motos de policía con luces... muy rápidas... ¡Qué chulos los policías! No me extraña, qué suerte tienen...

Coches, furgonetas y más motos. Un alud de publicidad pasando por delante a un ritmo frenético. Dónde están aquellas marcas: Licor Karpi, Kas, Reynolds, Bic, Ferrys, Condor, Festina, Caja Rural, La Casera, Molteni... "Vienen dos escapados... mejor, así se alarga el pelotón..." Un instante y ya está. Más coches, más motos, más propaganda... y el coche escoba. Se acabó.

"No, no... vamos a la Sniace, que allí es la llegada y están los equipos. Dicen en la radio que ganó Pellman al sprint. ¡Coño! Se le va a complicar a Ocaña..."

En Torrelavega, aunque muchos no lo crean o no lo recuerden, vivimos un duelo contra el reloj, entre Luis Ocaña y Eddy Merckx. Fue el 11 de Mayo de 1973 y se decantó a favor del Belga, apodado "El Ogro de Tervueren". En aquella vuelta solo hubo 3 líderes: Merckx, que la ganó, Karstens, y Pesarrodona, que estuvo de líder nueve etapas.

Entonces comenzaba a despuntar el malogrado Santisteban. Torrelavega había visto rodar por sus calles a grandes ciclistas en la historia: Vicente Trueba, Martín Piñera, Óscar Freire, y más recientemente Juanjo Cobo, que aunque criado y residente en Cabezón de la Sal, nació en Torrelavega. Torrelavega era también, una de las pocas ciudades de España con un velódromo.

Enseguida llegamos a la Sniace. Los helicópteros en lo alto. Bocinas, claxons, megáfonos... bullicio de La Vuelta a España. Fantástico recuerdo de aquellas viseras que nada más eran un cartón con una goma en unos agujerillos que enseguida se rompían. Magnífico el recuerdo de los pequeños botellines de Cola Cao. Los sobres con aquellos ciclistas que posaban sobre una base, y avanzaban a golpe de tibio empujón para que no se cayeran...

Y poder ver a los ciclistas de cerca. Eran auténticos ídolos. "Duermen en el Terio; hay que ir a verlos llegar..." o "mañana, cuando salgan a calentar..." Sin lujos y con humildad desde el esfuerzo. El Hostal Terio, La Gloria y el Saja, se llevaban la palma... Pensar que aquella noche, los ciclistas dormían en Torrelavega, era una sensación especial de verdad.

Y no había "cole". Y esa era la prueba más evidente de la importancia de la llegada de La Vuelta a España. Al día siguiente, nos dejaban salir a la acera del Aquilino, para ver la "salida neutralizada", y ahí sí que se les veía bien. Incluso hacían bromas; era entonces cuando nos dábamos cuenta de que a pesar de todo, "los ciclistas" eran mortales...

El Boulevard

Valoración del Usuario:  / 24


Es la mejor foto de todas. Lo sé.

Lo sé porque la publiqué en mi Facebook y tuvo mucho tirón. Quizá el Boulevard, sea el rincón de Torrelavega que más ha cambiado en los tiempos modernos, y también el que más personalidad ha perdido. Tenía mucho que perder.

Me gusta esa foto porque expresa frescura. La frescura de sus árboles. Esos días de verano de Torrelavega, días de sur, de los que pasan de 30. No hay muchos, pero los que somos de Torrelavega sabemos cómo son esos días. Y recordamos perfectamente como corría el aire en el Boulevard, debajo de sus plátanos. Podríamos hablar la página entera de aquellos plátanos. A los mayores les gustaba su sombra. El ruido de sus ramas y sus hojas. La cita anual de la poda. El boulevard se quedaba desnudo, con la vergüenza de la desnudez pueril en la consulta del médico. Una desnudez imprescindible para seguir creciendo.

"Y el toro dijo al morir..."

Valoración del Usuario:  / 24

Facundo
Sabores... a fresa... a menta... a pipas...

De nuestra vida, formaban parte los barrios y los colegios, los amigos y los juegos, y... Las Golosinas (obsérvese cómo el autor lo escribe con mayúsculas).

No, no, no... las chuches no. Las Golosinas (obsérvese cómo el autor lo escribe en negrita).

La referencia: la peseta. Todo entonces era "a peseta" o como mucho, "por una peseta te dan tres!". Alguna vez en el Colegio, nos enseñaron la diferencia entre valor de uso y valor de cambio. Las Golosinas eran el ejemplo. Por lo que nos daban a cambio, Las Golosinas eran muy baratas, porque con una "propinilla" que alguien te diera, llenabas el bolsillo.

La Plaza Mayor

Valoración del Usuario:  / 20

Plaza-Mayor-antigua

Si a alguien le preguntaran cual es el centro de Torrelavega, nunca dudaría en decir que la Plaza Mayor. Tan claro, como la Puerta del Sol. Además, tampoco sería descartable considerarla como el kilómetro cero de Cantabria.

Pero la Plaza Mayor era mucho más que eso. Jugar al balón con 10 años, robar un beso con 15, quedar con los amigos con 20, pasear a tus hijos con 30, manifestarte a los 40, escuchar a nuestra Banda Municipal a los 50, y tomar el sol a la jubilación... La Plaza Mayor tiene repertorio para todos.

"Pico, zorro, zaina"

Valoración del Usuario:  / 30

PicoZorroZaina
Ni idea...

No tengo ni idea de por qué ese juego se llamaba así, ni por qué cada una de las figuras se expresaba de la manera que se hacía. Incluso he intentado investigar en internet, y por primera vez, la red me ha dejado solo.

Atiendo a peticiones de todos mis amigos: "habla sobre los juegos, por favor, habla sobre los juegos..." ¡Ea! Vamos a recordar aquellos ratos de colegio (o de escuela, véase la entrega anterior) en lo que lo importante era pasar el rato.

Las Ferias

Valoración del Usuario:  / 4

Todo el mundo creía que las Ferias empezaban cuando comenzaban las Fiestas, es decir: la víspera de La Patrona. Pero no...

Para nosotros, los niños, las Ferias empezaban cuando llegaba el primer camión con piezas de las atracciones; un caballito, una cesta de la noria, una cartolilla de los coches de choque... Daba igual. Habían llegado las Ferias. En Bilbao, mis abuelos las llamaban "las barracas", y en muchos otros sitios "los cacharritos"...

Ese era el primer paso. Acercarse a La Llama para ver como montaban las atracciones, y más especialmente, los coches de choque. Además de ser una atracción divertida, nos hacía soñar que ya éramos conductores... "como mi padre..." Ponían los tacos de madera, las traviesas, y toda la pista. Ya luego los pilares, ya estructura y el toldo. Se arrimaba la caravana, y entonces ya, aparecían los coches, tan maravillosos. Entre ellos, el nº 5... era el que más corría, sin duda. Sin la misma duda de que ahora mismo, yo solo, sería capaz de montar aquella pista.

Y así, desde la semana anterior, iban creciendo las atracciones. Era como si aparecieran por generación espontánea. La Plaza de La Llama se iba llenando de atracciones, y el viernes, antes del día de la Patrona, estaba ya todo listo.