Dom29052022

Last update02:07:13 PM

Torrelavega

“Los bancos nos privan de servicios cuando más necesidades tenemos”, denuncian los mayores de Torrelavega

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
BorjaPedroCayon

El Consejo Municipal de Personas Mayores de Torrelavega ha elaborado una carta abierta en la que muestran su repulsa por el cierre de oficinas bancarias en el municipio, cuyo último ejemplo es la de Unicaja Liberbank en La Inmobiliaria y Barreda. Recuerdan desde el Consejo que los mayores cada vez tienen más dificultades para realizar cualquier trámite en las entidades financieras con su propio dinero, "fruto de una vida de trabajo y esfuerzo" que ha permitido construir esta sociedad que tanto ha progresado, aunque ese progreso ahora no repercute en todos por igual y en el ámbito bancario priva de "una atención digna" a muchas personas mayores.

 

"Lo grave es que hemos tenido esos servicios hasta ahora, si no los hubiéramos tenido... Pero nos lo quitan ahora, cuando más necesidades tenemos", denuncia Pedro Cayón, presidente del Centro de Mayores Ramiro Bustamante de La Inmobiliaria y secretario del Consejo Municipal de Personas Mayores.

El progresivo cierre de oficinas bancarias "es un problema" para las personas mayores, la mayoría de los vecinos del populoso barrio de La Inmobiliaria. Cayón recuerda que "el 70% de la población de La Inmobiliaria tiene más de 70 años", eso representa más de 5.000 personas a los que "se ha quitado el servicio" y se les obliga a desplazarse a las oficinas bancarias del centro de la ciudad. Para muchos mayores con problemas de movilidad el aumento de las distancias es un hándicap a veces insalvable, al que hay que sumar que la masificación de las oficinas que perviven y tienen que absorber a los clientes de las que cierran prolonga las colas, las esperas a pesar de la cita previa, y demora la resolución de trámites, incluso teniendo que acudir varios días para una misma gestión, hasta las más sencillas, como cobrar un talón.

"Exigimos personas físicas que nos atiendan, no máquinas", recalca Cayón. "Los cajeros, a fuerza de dar palos, ya hemos aprendido a usarlos, pero todo el mundo tiene necesidad de una consulta y eso nos lo han privado. Nos han dejado sin nadie a quien preguntar", lamenta.

Como explicaban en su carta, ellos, los mayores, son los que con su trabajo, y como ocurrió en otras zonas, "hicimos" hace 60 años" el barrio de La Inmobiliaria. "Las cajas de ahorros estaban ahí y todos teníamos nuestras nóminas en ellas. Ahora han pasado a otros bancos y nos han privado de todos los derechos adquiridos estos años, y algún derecho tenemos los que hacemos uso de esos servicios", dice el presidente de los mayores de ese barrio.

La carta, además de hacerse pública, se ha dirigido a la Consejería de Presidencia, que "está tratando con los delegados de cada entidad", pero echan en falta "responsables" con capacidad de decisión a nivel local y autonómico. "Una de las cosas importantes sería entrevistarnos directamente con ellos" y ver si es posible revertir esos cierres.

Los mayores tienen el apoyo del Ayuntamiento en esa reivindicación y recientemente representantes de varios grupos municipales se unían a la protesta contra los cierres convocada frente a la oficina central de Liberbank en Torrelavega. "Los bancos han pensado únicamente en su balance de ingresos y gastos y no lo que es abandonar a un colectivo tan amplio", apunta el concejal de Mayores, Borja Sainz.

Se trata de "un problema social", subraya. "Los bancos hablan mucho de responsabilidad social, pero la mayor responsabilidad es atender a aquellos que tienen necesidades", valora el concejal, que reprocha el "abandono" a La Inmobiliaria y Barreda, "como también hicieron con el Barrio Covadonga, Campuzano o Tanos; al final han ido abandonando los núcleos más envejecidos" del municipio y solo mantienen la atención presencial en el centro de la ciudad.

"Los mayores son perfectamente útiles para ir a una sucursal y poder hacer uso de la misma, lo que pasa es que si no te ponen los medios para poder seguir siendo útil...", afirma Sainz, que explica que la carta ha sido la primera medida, pero buscarán "otras a nuestro alcance" para conseguir una "presión social", con la que "quizá podamos conseguir el no cierre", y recuerda que "mañana puede tocar a otros bancos y barrios".