Sáb25092021

Last update04:02:16 PM

Cantabria

Cantabria estudia incorporar el pasaporte COVID para acceder al interior de la hostelería

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
COVIDPasaporte

Los servicios jurídicos del Gobierno de Cantabria estudian la viabilidad de habilitar la incorporación del pasaporte COVID para avalar la estancia en el interior de establecimientos cuya limitación de acceso este restringida como consecuencia del nivel de alerta existente, según lo establecido por el semáforo COVID.

 

Así lo ha explicado el vicepresidente regional, Pablo Zuloaga, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, aclarando que no se trata de una medida en vigor, sino que está siendo estudiada por los servicios jurídicos, de cara a garantizar la disminución de contagios y paliar los efectos de la limitación interior en diversas actividades.

Además de informar que este tema se ha debatido fuera de los acuerdos de Consejo de Gobierno, Zuloaga ha comentado que esta propuesta de incorporar el pasaporte COVID para avalar la entrada al interior de establecimientos cuyo acceso esté restringido por el nivel de alerta COVID, ya fue planteada ayer por el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, en la reunión del pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), sin que se produjese una resolución al respecto.

Tras señalar el respaldo "unánime" del Consejo de Gobierno a las medidas de prevención aplicables con carácter general y aquellas vinculadas a cada uno de los niveles de alerta incorporadas en la resolución del 11 de mayo en el semáforo COVID para la prevención, contención y control de la pandemia, el vicepresidente ha recordado que el objetivo de estas medidas se ha centrado en garantizar la estabilidad asistencial a la población en los centros sanitarios del Servicio Cántabro de Salud y principalmente en los hospitales.

En este sentido, el vicepresidente ha indicado que el incremento de personas ingresadas en los centros hospitalarios y en las unidades de cuidados intensivos está obligando a incorporar medidas que busquen la limitación de los contagios y reduzcan la cifra de ingresos.

También ha recordado que cuando el 11 de mayo se aprobaron las medidas del semáforo COVID todavía no estaba implantado en Cantabria ni en España el pasaporte COVID, ni la campaña de vacunación tenía alcanzados los alto ratios de cobertura actuales.

Sobre la incidencia de la pandemia en Cantabria, el vicepresidente ha expresado la preocupación del Ejecutivo por el incremento del número de contagios, informando que con los 210 nuevos positivos registrados ayer, el número de casos activos en Cantabria asciende a 7.937 personas. A primera hora de hoy se habían contabilizado ya más de un centenar de casos, manteniendo a Cantabria en un nivel de alerta 3.

Los hospitales del Servicio Cántabro de Salud cuentan con 117 personas ingresadas, de las que 21 se encuentran en la UCI, con una ocupación del 20%.

El vicepresidente ha lamentado un nuevo fallecimiento por COVID, aumentando a un total de 582 personas.

Además, 7.820 personas se encuentran en cuarentena domiciliaria, cifra que se incrementa con la suma de los contactos estrechos.

La incidencia acumulada en los últimos 14 días presenta en Cantabria una tasa de 692 casos por 100.000 habitantes, y de 358 a siete días.

En el ámbito de las residencias de mayores, la situación se mantiene similar a los últimos días, con una veintena de casos entre usuarios y trabajadores. Se trata de 7 usuarios positivos localizados en cuatro residencias, dos de los cuales continúan hospitalizados, y 16 trabajadores.

Sobre el avance de la campaña de vacunación, el vicepresidente ha destacado que se llevan administradas un total de 701.494 vacunas administradas. Así, la cifra de personas vacunadas al menos con una dosis se sitúa en 387.277 personas, de las que 3332.360 cuentan con la pauta completa.

De esta forma, el 57% de la población de Cantabria está ya inmunizada, cifra que asciende al 63,4% si se tiene en cuenta la población mayor de 12 años. El porcentaje de población vacunada con al menos una dosis es del 66,4 y del 73,9% si se considera a la población mayor de 12 años.

En la franja de 60 a 69 años se tiene ya al 92,1% de la población inmunizada, cifra que asciende al 97,6% si se considera a la población con al menos una dosis.

En el tramo de 50 a 59 años, la cifra de personas con pauta completa se sitúa en el 86,2%, y en el 72,3% de 40 a 49 años.

En las franjas más jóvenes la vacunación sigue un alto ritmo, con casi el 60% de personas de 30 a 39 años con al menos una dosis inoculada