Vie01122023

Last update10:14:57 PM

Torrelavega

La calle José María Pereda continuará cerrada al tráfico mientras se apuntala el interior del edificio desalojado

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
JoseMariaPeredaEdificioDesalojado03

La calle José María Pereda continuará cerrada al tráfico al menos hasta mediados de la próxima semana, según las previsiones que baraja el Ayuntamiento de Torrelavega. El motivo son los trabajos de apuntalamiento del interior que hay que hacer en el interior del edificio situado entre las calles Santander y La Paz, que fue desalojado el 21 de junio debido a problemas en la estructura.

 

Mientras continúan las labores de estabilización del edificio, comienza a hablarse de posibles responsabilidades. En este sentido, el alcalde, José Manuel Cruz Viadero, ha apuntado que "probablemente haya varias responsabilidades" y una de ellas puede ser de la empresa Aguas Torrelavega, pero ha insistido en que todavía "es muy pronto" para establecer de quién es la culpa de la situación en que se encuentra el edificio y antes se determinarán las "posibles causas" de los problemas estructurales.

En el mismo sentido se ha pronunciado el primer teniente de alcalde y concejal de Obras, Javier López Estrada. En Aguas Torrelavega hay abierto un expediente "a petición de los propietarios" y habrá que "discernir el culpable o culpables". Ahora, la prioridad, ha dicho, es "asegurar primero las personas y luego el edificio".

Aunque estaba previsto que la calle pudiera reabrirse al tráfico una vez apuntalado el inmueble, tras concluir el refuerzo exterior mediante una estructura metálica colocada en las fachadas de José María Pereda y La Paz, se ha visto necesario realizar un apuntalamiento interior. Además, este viernes operarios de carpintería comenzaban a reforzar los arcos portantes de balcones y ventanas, elementos importantes en la estructura de fachada.

"Dependiendo de si el apuntalamiento interior se hace durante el fin de semana o hay que esperar a la siguiente, se sabrá cuándo se puede abrir al tráfico" la calle José María Pereda, ha explicado. Así, aunque cree que "a mediados de la semana que viene puede quedar abierta", ha dado el plazo con cautelas.

La principal calle de la ciudad está cortada desde el día 21 entre el cruce con Pablo Garnica y Gilberto Quijano, a la altura de la Plaza Mayor. El corte está causando importantes molestias en la circulación, pero se ha seguido como criterio "la seguridad de residentes, ciudadanos y del propio edificio", valorando que es más "prudente" esperar para reabrir José María Pereda.

El edificio fue rehabilitado hace seis años y posteriormente se detectaron problemas, por lo que el mes pasado se inyectó hormigón para reforzar los cimientos. Sin embargo, el jueves día 21 los empleados de la entidad bancaria ubicada en el bajo alertaron del avance de las grietas y de ruidos preocupantes, por lo que se decidió el desalojo de esa oficina y de las cinco viviendas ocupadas, además de cortar al tráfico la calle y acordonar el inmueble, e instalar testigos para controlar la evolución del edificio. Unos días después, por precaución, se ordenó también el desalojo del bar situado en el bajo, que había seguido funcionando por estar en la zona más alejada del problema.