Jue19092019

Last update03:39:47 AM

Sorpresa paisajístíca en Anievas

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Somos una pareja que visita frecuentemente Cantabria y nos hemos quedado sorprendidos y apenados por la transformación y los impactos de las carreteras en la región. La última sorpresa, –y esperemos que, de verdad, sea la última– ha sido con la carretera de Arenas de Iguña a San Vicente de Toranzo. Allí el paisaje resultaba particularmente grato al viajero en un valle, como el de Anievas, que se mantenía con una belleza y atractivos muy destacables.

Hemos visto que, desgraciadamente, han talado la totalidad del arbolado que flanqueaba esta carretera en varios metros de anchura a lo largo de todo el trazado hasta el pueblo de Villasuso, donde la maquinaria pesada está destrozando el lugar para hacer una desproporcionada carretera de 6 metros de ancho que además conllevará la estridente presencia de numerosa cartelería, como ya se puede observar en la entrada al típico pueblo de Barriopalacio.

Nos gustan las carreteras de montaña –nosotros vivimos al lado de los parques naturales de Prades y del Montsant, en Tarragona- y valoramos y respetamos el entorno rural de cierres de piedra y setos de arbustos con sus fuentes, arroyos, puentes y caminos históricos. Por esto nos entristece lo que está pasando en Cantabria, dónde se olvida un tratamiento más cuidadoso de estos valores, que son objeto de mayor respeto en otros lugares de España tal como hemos podido comprobar en varias regiones y como ocurre, por ejemplo, en la vecina Asturias

Por cierto, y en particular, ¿qué pasará con el puente de piedra que hay al lado de una iglesia románica? ¿y las amplias y frágiles perspectivas de las praderas y pequeños núcleos urbanos que rodean la carretera?

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar