Jue19092019

Last update03:39:47 AM

Declaración de una Emergencia Climática

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

Esta es la carta íntegra, avalada por un millar de firmas, entregada a los miembros del Parlamento de Cantabria por un grupo de madres y padres de Piélagos preocupados por el Medio Ambiente y el cambio climático, para pedir a los responsables políticos que tomen conciencia de la gravedad de la situación y tomen medidas.

Nos dirigimos a usted, como ser humano sensible y también como persona que tiene el poder para realizar los cambios políticos adecuados para mitigar el actual colapso climático y las devastadoras consecuencias que conlleva, que van más allá de las diferencias políticas e ideológicas.

Es, sin duda, la mayor amenaza a que nos hemos enfrentado jamás, es algo que nos afecta a todos y por esta razón, necesitamos actuar de forma conjunta. Si no lo hacemos urgentemente, nos enfrentamos a un colapso en el corto plazo y la posible extinción humana. Como líderes políticos tienen la responsabilidad moral de decir la verdad, proteger a la población que representan y hacer los cambios estructurales y
legislativos que se requieren para este enorme cambio.

Estamos en la sexta extinción masiva, 200 especies animales se pierden para siempre cada día. No solo se pierden maravillas de la naturaleza, sino también pequeños organismos necesarios para garantizar la estabilidad de la cadena trófica de los ecosistemas, de los cuales depende la vida humana. En los últimos 10.000 años, hemos estado en un periodo climático muy estable, donde la temperatura media global no ha cambiado más de 0,4oC hasta ahora. Ya la temperatura media global ha aumentado 1,2 oC por encima de los niveles preindustriales y continúa aumentando sin cesar. Si seguimos así, la agricultura en Europa no será viable y tendremos graves problemas de abastecimiento de alimentos con las consecuencias que esto implica, como hambruna, migraciones masivas, posibles enfrentamientos de la población, etc.

El informe del IPCC, del año pasado, dice que tenemos 12 años para hacer cambios drásticos y casi ha pasado un año desde su publicación con muy pocos cambios a nivel global. Muchos climatólogos alertan sobre las estimaciones conservadoras de esto informe. Las predicciones sobre los aumentos de temperatura no tienen en cuenta el impacto potencial en toda su diversidad, como la fusión del hielo marino del ártico, la liberación del metano del fondo marino, el aumento del vapor de agua en el ártico y el efecto de los aerosoles. Todos ellos combinados con la actividad humana podrían aumentar la temperatura media global hasta 10ºC para 2026. Esta es una sentencia de muerte.

Nuestro sistema operativo global, con eso queremos decir una economía basada en el PIB y en un crecimiento constante, es directamente responsable de la destrucción del planeta. A menos que cambiemos la forma en que conducimos nuestras economías, no podremos salvar el planeta. En pocas palabras, el crecimiento infinito no es posible con recursos finitos. Nos encontramos en una situación sin precedentes en la que tantos líderes religiosos, la Secretaría General de la ONU, movimientos cívicos a nivel internacional como FridaysforFuture o Extinction Rebellion, nos alertan sobre lo mismo.

La excusa que se escucha a menudo por parte de la clase política es que no es posible avanzar más rápido, ya que los cambios perjudicarán más a los sectores más pobres y vulnerables de la sociedad. Sin embargo, la realidad es que tanto la injusticia social como la climática son el resultado del sistema económico actual. Necesitamos un sistema económico global que no se base exclusivamente en el crecimiento de la economía y que no destruya la democracia ni la naturaleza. La riqueza extractiva crea más y más dinero que se concentra en manos de unos pocos, esta riqueza se desborda en el sistema político y lo corrompe.

Cantabria se encuentra en una situación afortunada, vastas extensiones de tierra y pasto con las que poder alimentar a su población (relativamente pequeña) y con un gobierno autónomo, lo que permite cierta independencia en el proceso de toma de decisiones. Un nuevo acuerdo ecológico (Green New Deal) puede crear miles de nuevos empleos, plantar bosques, implementar cultivos de pastoreo intensivos para la captura de carbono, implementar la producción de alimentos impulsada por la comunidad e invertir en tecnologías de energía renovable.

Por supuesto, no será un camino fácil, pero el futuro de todos nuestros hijos depende de que actuemos ahora. No sabemos si ya hemos superado el punto de inflexión en nuestros sistemas climáticos a nivel global o qué efecto tendrán nuestras acciones. Sin embargo, sabemos con un 100% de certeza que continuar con la actitud actual, es un arma cargada apuntando a nuestras propias cabezas y las de nuestros hijos.

Tanto el conocimiento como las soluciones están ya disponibles, solo necesitamos la voluntad política para actuar. Estamos pidiendo al gobierno de Cantabria que declare una emergencia climática, y aprueban una ley del cambio climático. También pedimos la creación inmediata de una asamblea ciudadana formada por una representación transversal de la ciudadanía cántabra (a quien un panel de científicos y expertos pueden aconsejar) que trabaje con el gobierno cántabro para implementar los cambios necesarios para alcanzar las cero emisiones de carbono en 2025. Es importante promover un sistema de gobernación en el que los ciudadanos puedan ayudar a encontrar soluciones a diferentes cuestiones políticas.

Comentarios   

 
-1 #1 PM n°4 02-09-2019 09:11
Vaya juventud que sale de los colegios con tanto mensaje apocalíptico que lo único que busca es inocular el miedo en la sociedad para que luego los políticos que subvencionan a estas sectas de ecologistas y animalistas, dominen poo ese misdo a la gente.
Dedicaros a enseñarles los valores de los viejos estos que son sus abuelos y tiran de esos niños para que sus padres consigan alimentarles, vestirles , calzarles, que tengan un médico y medicinas si enferman y vayan al colegio.
A ver si los profesores les llevan a ver a sus abuelos a esas concentraciones para defender los derechos de todos a tener una vejez tranquila, una pensión digna y guarderías para que si uno enferma debido a la edad, no queden desatendidos.
Y menos lobos, que el de caperucita roja os le habéis comido con patatas los ecologistas y animalistas en el colegio.
Citar
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar