Lun17012022

Last update07:42:34 PM

¡Eh tú,si a ti, el que no se moviliza!

Valoración del Usuario:  / 20
MaloBueno 
RaulLiano02



Me dirijo a ti, ciudadano de a pie, que sigues sin reaccionar ante todo lo que está pasando en Torrelavega, en la región y en nuestro país "ejemplar" y "democrático", donde todos y todas somos "iguales" ante la Ley y además tenemos las "mismas oportunidades".

Algunos, como yo, llevamos varios años en la calle y en todas las movilizaciones, reivindicaciones y acciones de protesta que surgen de diferentes colectivos y personas afectadas por alguna injusticia. Y nos produce incredulidad, impotencia y cabreo vernos siempre los mismos. Cada vez te echamos más en falta. Unas veces somos 300, como ayer con los compañeros de Papelera, otras podemos llegar hasta los 5000 en el mejor de los casos, como ha sido con ocasión de las Huelgas Generales en Torrelavega, con Sniace o con Bridgestone. Pero es que todas estas cifras resultan muy pequeñas cuando sabemos que en esta ciudad son ya 6652 desempleados, 13494 en la comarca. Más de la mitad de ellos ya no reciben ninguna prestación. Además a estos datos hay que sumar un número cada vez mayor de empresas, de todos los tamaños, con expedientes de regulación de empleo temporales, como Sniace. Cada vez hay más conflictividad en todas las empresas, con las negociaciones de Convenios paralizadas o atascadas, como es el caso de Bridgestone. Con reducciones salariales y de pérdidas de derechos laborales generalizadas, fruto de una reforma laboral injusta y precarizadora.

 

A esto hay que sumarle infinidad de injusticias como los desahucios inmorales e inhumanos, la criminalización e insulto a los miembros de las PAH´s (hay que quitarse el sombrero ante la labor que está realizando este colectivo y que es la más clara prueba de que la lucha sirve e incomoda y hace reaccionar a la clase dirigente), el robo de las entidades financieras a los afectados por las preferentes, las tasas judiciales que hacen que no todos los ciudadanos puedan acceder a un derecho fundamental como es la Justicia, los recortes en Sanidad como primer paso para una privatización encubierta, la reforma educativa y los ajustes que se aplican en la Enseñanza. Y yendo más allá, nos estamos encontrando a vecinos buscando comida en los contenedores. Tenemos que despedirnos de familiares y amigos que se marchan de la comarca para buscarse un futuro lejos de aquí. En la mayoría de los casos se trata de los mejor formados y los mejores profesionales, que significa un auténtico desperdicio que, a medio y largo plazo, va a tener consecuencias muy negativas para toda la estructura económica y productiva de esta comarca y de todo el país.

 

Ya sé que eres apolítico, y que casualidad que casi todos los que utilizáis ese adjetivo ya sabemos a quien votáis, a pesar que decís que son todos iguales.

O quizás eres de los que utiliza el argumento o disculpa de que no sirve para nada. Contra esta coartada te podría traer muchos ejemplos de que la lucha siempre sirve, de que hasta ahora has tenido unos derechos que nadie nos había regalado y que costaron muchos sacrificios, luchas, lágrimas, palos, e incluso cárcel, torturas o hasta la muerte, de nuestros padres y abuelos. Seguro que tus ascendientes lo recuerdan y alguno lo sufrió en sus propias carnes. Pero aunque te admitiese la falsa premisa de que no sirve para nada, quiero apelar a tu dignidad, a tu orgullo. Porque puedes perder, pero por lo menos habrás luchado, no te habrás rendido y entregado. Podrás ir con la cabeza bien alta y decirle a tus hijos y nietos que lo diste todo, que te entregaste por la causa, y que no pudo ser, que nos vencieron.

Si no perteneces a ninguno de los colectivos anteriores, seguro que eres de los que utiliza la excusa de que tú con "x" colectivo, o "x" sindicato o partido político no vas a ningún lado. Esta justificación de barra de bar se cae por su propio peso, puesto que la mayoría de las movilizaciones están secundadas por decenas y hasta centenares de organizaciones y asociaciones de todo tipo: sindicatos, multitud de colectivos profesionales, plataformas ciudadanas, diferentes partidos políticos,...

Sólo me gustaría que me respondieras algunas preguntas que llevo algún tiempo haciéndome:

¿Hasta cuando vas a aguantar esta situación insoportable e indecente que los ciudadanos de bien, el 99%, estamos sufriendo día tras día?
Con una estafa a gran escala, perfectamente planificada y orquestada, que llaman crisis. Una corrupción escandalosa que nos hace ser la vergüenza internacional. Una crisis institucional y del Estado en general, a todos los niveles.

¿Cuánto más te tienen que quitar o perjudicar para que reacciones?

Te han dejado casi sin derechos laborales, a los pies de los caballos, con todo el poder para una clase empresarial, que con honrosas excepciones, no es precisamente ejemplar en nuestro país.

Están vendiendo, o regalando a sus amigos, el Sistema de Salud tuyo y de tus hijos, el de todos y todas, el que pagamos con nuestros impuestos; (nosotros los de la nómina, el que aún tenga de eso, no nos escapamos, ni enviamos dinero a paraísos fiscales); el que tanto nos ha costado desarrollar. Quieren hacer negocio con tu salud.

Pero si no piensas en ti, por lo menos piensa en tus hijos o en tus nietos, que están sufriendo un recorte brutal en su educación, tanto con la financiación económica como con el cambio de modelo educativo, con una reforma injusta y clasista, que se carga el principio fundamental y la razón de ser de una Escuela Pública, la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos independientemente de su clase social o nivel económico.

Y SI, he utilizado el término clase social. No se me ha escapado ni soy un retrogrado que habla del pasado. Porque estamos inmersos en plena lucha de clases. Hoy más que nunca. Estamos en una batalla ideológica muy desigual, porque ellos (la élite económica), llevan años minando todas nuestras defensas desde hace años. Esta claro que tienen casi todos los medios de comunicación e información a su servicio, porque son suyos. Esto hace, en gran medida, que tú tengas en la cabeza esas ideas que tanto habrás oido: "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades". "Es culpa de todos". "Nos toca apretarnos el cinturón". "Lo hacemos por el bien de España". "La austeridad es la única forma de salir". "La lucha no sirve para nada". "Todos somos clase media". "Eso de la lucha de clases es del siglo XVIII". "Los sindicatos y los sindicalistas somos el mismo demonio y tenemos la culpa hasta de la muerte de Manolete", etc. etc.

Esta batalla de las ideas es en la que más ventaja nos llevan y es en la que más tenemos que recuperar el terreno perdido. Está claro que ellos tienen casi todas las armas, pero nuestra clase (la clase trabajadora por si aún no te has dado cuenta), tiene muchos más efectivos. Somos la inmensa mayoría. Somos el más del 90%. Y lo más importante: tenemos la razón de nuestra parte. Porque las injusticias ya son flagrantes. Empiezan a ser inaguantables. Dan nauseas. Dan rabia. Nos están ninguneando. Nos están estafando. Nos están engañando. Se están riendo de nosotros.

No quiero darte más caña por hoy. Espero no haberte ofendido ni molestado, pero te pido que comprendas que tu resignación también me perjudica a mí y a todos los que creemos en una economía y una sociedad mejor y más justa. Sólo espero poder contar contigo en la próxima lucha, que será hoy mismo, o mañana, porque las hay todos los días, porque nos sobran los motivos. Y no olvides que la única lucha que se pierde es la que se abandona.

"Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas" Mahatma Gandhi.