Mié19012022

Last update03:39:48 AM

Heridos emocionalmente

Valoración del Usuario:  / 8
MaloBueno 

Felix-Soam-okkEn anteriores tribunas del portal de comunicación Hoy Torrelavega he reflejado, nuestros proyectos en Torrelavega, atendiendo en los mismos a chicos y chicas que nos llegan de distintos recursos y otros usuarios que se acercan a nosotros para ocupar el tiempo libre de forma positivo en los centros juveniles.
En esta tribuna quiero acercarme a los chicos/as, adolescentes o jóvenes que por distintas causas viven situaciones difíciles, o están introducidos en problemas. En este artículo quiero hacer presente a nuestros muchachos y de una manera especial a quienes se encuentran heridos emocionalmente.

Cuando hablamos de la infancia, creemos que es la etapa más feliz de la vida, y considero que así debería de ser, pero para muchos niños y niñas, yo me pregunto ¿es realmente así? Desde mi experiencia personal descubro que existen niños que sufren, y al preguntarme ¿por qué? la respuesta es diversa, pueden ser varias causas o factores. En este artículo quiero hacer hincapié o apuntar a la responsabilidad de los adultos para acercarnos a ellos, educarlos y cuidar mejor su felicidad.

La familia es el primer núcleo donde el niño aprende, es la fuente de donde beben los más pequeños y nos encontramos distintas realidades familiares; existen padres que se preocupan más de dar consumo que de dar educación, existen familias donde descubrimos a niños que viven en sus casas conflictos, insultos, riñas, alcoholismo, problemas laborales, de vivienda, de trabajo, niños con padres que han sido heridos emocionalmente y sus hijos sufren las consecuencias de estas heridas. Un dato que me llama la atención y se presenta generalizado en nuestra sociedad es la ocupación y el estrés, esto hace que los padres dediquen pocas horas al día a sus hijos, y esta falta de dedicación pude generar incomprensión, distanciamiento y soledad. También nos encontramos con padres que no son capaces de dirigir procesos de socialización normalizados en sus hijos, lo que produce una incorporación social conflictiva para ellos.
Para que un niño pueda educarse adecuadamente debe recibir afecto, reconocimiento a su persona. Cada vez que un niño recibe un trato inadecuado, agresivo, hostil, cada vez que un niño experimenta el abandono, soledad, se van produciendo en él heridas interiores. El resultado es la aparición frecuente de sentimientos y hechos negativos, los niños van creciendo con baja autoestima etc.

 

Cuando hablamos de heridas es fácil ver las heridas físicas, sin embargo las heridas y cicatrices emocionales no son tan fáciles de detectar, pero cuando se detectan hay que hacer lo posible por sanarlas. En nuestras actividades y con nuestros chicos/as de la Casa d los Muchachos o del SOAM de la Fundación Amigó, nos encontramos casos que sufren esas heridas, una de las que más me impacta es el no sentirse queridos muchas veces por una desestructuración familiar mal avenida. Desde este artículo pido para estos niños/as, que se encuentren en la vida con personas que les escuchen, que les acompañen, que les enseñen a disfrutar de la vida, sintiéndose protegidos, favoreciendo su autoestima, ayudándoles a crecer y enseñándoles a convertir en palabras los sentimientos. Finalizo este artículo rindiendo un homenaje a esos padres, maestros, profesores, abuelos, vecinos, personas en general que con paciencia infinita saben estar cercanos a estos chicos/as, que saben "perder tiempo" jugando con ellos, personas a los que apenas nadie valora, pero que son grandes porque saben respetar, cuidar y hacer felices a nuestros muchachos.