Mié19012022

Last update03:39:48 AM

Inicios de una historia

Valoración del Usuario:  / 3
MaloBueno 

Un día del mes de octubre Guillermo me llama por teléfono, me dice ser conocedor de nuestro trabajo por medio de nuestra presencia en los medios, donde los temas tratados del SOAM y la Casa de los Muchachos enfocados hacia la infancia y familia le han gustado y preocupado, motivo por el cual me propone que escriba en la tribuna de un portal de comunicación que esta diseñando. Conocedor de la experiencia que el SOAM y la Casa de los Muchachos tiene en el ámbito educativo con la población infanto juvenil nos invita a que plasmemos por escrito nuestras actividades, y las líneas educativas que vamos descubriendo desde la experiencia del día a día con nuestros chicos y familias. La propuesta de Guillermo me asusta, yo no soy un escritor de pluma fácil para plasmar lo que me pide, pero su insistencia hace que acepte la invitación. En la primera aportación, me voy a introducir en nuestra historia, los inicios de esta aventura que defino "ayudando a crecer".

Todo inicio en el año 1972, en las instalaciones de un centro de menores conocido como el reformatorio de Viernoles, allí vivían chicos entre 8 y 16 años, el problema surgía cuando estos chicos cumplidos los 16 años y tenían que abandonar el centro sin familia que les acogiese. Una gran parte se quedaba en deambulando en Torrelavega, sobreviviendo de la mendicidad, la delincuencia y acudiendo a pedir a la puerta de la Iglesia de la Asunción. Un grupo de personas de la comunidad parroquial sensibles al problema de estos chicos, se proponen el objetivo de buscar una vivienda y un puesto de trabajo para estos muchachos, en el contacto diario descubren la problemática de estos muchachos y con los escasos medios que poseían alquilan un chale en Torrelavega cuyo nombre es la Casa de los Muchachos. Los primeros años fueron bonitos pero difíciles, a las alegrías por los logros conseguidos con los menores desde un trabajo de mucha gente de la Parroquia y el barrio de inmobiliaria, surgen también las carencias educativas de los menores y la escasa cualificación personal de los voluntarios, hacen que en el año 1980 se planteasen cerrar la Casa de los Muchachos, motivo por el cual desde la Parroquia se ponen en contacto con los religiosos amigonianos por ser personas especializadas en los jóvenes con problemas, así en marzo del año 1982 José Pitrach y David Calvo,(religiosos amigonianos) se hacen cargo de la Casa de los Muchachos y comienzan a realizar un trabajo educativo en la ciudad con los jóvenes más necesitadas, surgiendo de esta manera el SOAM (Servicio de Orientación y Ayuda al Menor). El afán y la inquietud de los educadores ayudados por voluntariado de la ciudad hacen que se pueda llevar a cabo la acción con los muchachos en dos proyectos el primero que definimos interno y correspondería a la Casa de los Muchachos y el segundo que definimos eterno y sería el SOAM.

El trabajo desarrollado en la ciudad por el SOAM, ha sido, y sigue siendo, novedoso e importante. Se inicia con el programa de educadores de calle, en unos años donde esta figura era desconocida y resultaba novedosa. Un grupo de voluntarios presentándose como extraños en los barrios de nuestra ciudad. La realidad posterior nos enseña que gracias a esta tarea la integración y normalización en la población se consiguen. Estos inicios estuvieron marcados por la constancia de una acción en los barrios de nuestra ciudad. Con el paso de los años desde el SOAM se analiza la necesidad de intervenir con la población infanto-juvenil desde el ámbito de la prevención.