Mié19012022

Last update03:39:48 AM

Carta a unos padres angustiados por su hijo

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

Felix-Soam-okk
Queridos amigos: una vez finalizada la última entrevista en el despacho del S.O.A.M., y cuando os veía salir por la puerta con el rostro de preocupación y angustia por las dificultades educativas con vuestro hijo, y su negativa a una mediación educativa que me pedíais, me puse a pensar en vosotros, y me preguntaba ... ¿por qué a unos buenos padres que han traído al mundo cuatro hijos (tres sin ningún tipo de problemas y uno bastante rebelde) les toca vivir esta situación?.

Por medio de estas letras quiero animaros y felicitaros por vuestro empeño con este hijo. No os culpabilicéis, ni le deis más vueltas a la pregunta de si "¿tal vez no hemos sabido tratarle?".

Como buenos padres queréis hacer frente a los problemas que vuestro joven hijo plantea, pero la tensión en el domicilio es tal, que os invito a reflexionar junto a vuestra familia sobre unas ideas que me vienen a la cabeza.

Sé que sufrís mucho pensando "¿qué va a suceder con nuestro hijo?", que está arruinando su vida de mala manera, y no es capaz de cambiar ni reflexionar sobre el tipo de vida al que se está acostumbrando.

Desde hace varios días llevo pensando como poder ayudar a vuestro hijo, y no sé si estas ideas os van a convencer como padres. Lo primero: agotad todos los recursos disponibles de la administración en Servicios Sociales, y en segundo lugar: pensad que vuestro hijo cumple los 18 años dentro de 3 meses y demanda independencia y libertad. Pienso que podría ser buen momento para respetar su libertad, y dejar que se independice, porque quizás fuera de casa, sea capaz de descubrir el calor de un hogar; quizás necesite pasar hambre, para reconocer lo sabroso de la comida hecha por una madre; quizás necesite vivir fuera de casa para darse cuenta de lo bien que se vive en casa; quizás necesite pasar necesidad, para pensar que tiene un padre y una madre.

La cabezonería y debilidad de los seres humanos hace, en ocasiones, que necesitemos caer hasta el fondo para poder comprender que la familia es la fuente de vida y equilibrio. En ocasiones necesitamos experimentar sentirnos mal, para abrir los ojos a lo que hemos perdido. Necesitamos sentir el vacío de la familia, para sentir la importancia de la misma.

Recuerdo en una ocasión una conversación con un señor enfermo y me decía: "he necesitado caer enfermo para valorar lo que es la salud". Vuestro hijo tiene unos fundamentos educativos buenos, y tarde o temprano valorará el cariño, el afecto y el vínculo familiar, tened paciencia.

Fuera de casa vuestro hijo experimentará la dureza de la vida, y le ayudará a apreciar lo que dejó.

Queridos amigos es muy duro vivir en el día a día lo que os toca a vosotros con vuestro hijo, pero si aceptáis los consejos que humildemente os doy en esta carta, deseo, y mejor pronto que tarde, que vuestro hijo se dé cuenta que en casa tiene unos padres, una familia.

Para unos padres es muy duro tomar estas decisiones, y se con seguridad que lo vais a pasar muy mal, pero considero que puede ser una buena ocasión para hacer reflexionar a vuestro hijo sobre sus equivocaciones y aprender de ellas.