Dom25022024

Last update08:22:20 PM

Google homenajea a Altamira con su Doodle

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
Doodle Altamira

Google ha querido homenajear a Altamira dedicándole el doodle de su página principal a una de sus figuras más simbólicas, el famoso bisonte tumbado, que sólo durante este día y después de más de 13.000 años cobrará movimiento para todos los amantes del arte rupestre paleolítico. Los doodles, son los divertidos y sorprendentes cambios que se realizan en el logotipo de Google para conmemorar los más emblemáticos aniversarios, festividades o personajes ilustres. Fueron ideados por los fundadores, Larry y Sergey, incluso antes de la propia constitución de la empresa, en 1998, generalizando su uso a nivel internacional a partir del año 2000 debido a su extraordinario éxito.

 

La conmemoración de estos 150 años ha dado lugar, tras meses de trabajo entre ambas instituciones, a la presentación online de la primera exposición virtual y bilingüe (castellano/inglés) del Museo de Altamira De piedra y hueso. Las cajas de herramientas paleolíticas del País de Altamira.

La exposición se concibe como una muestra del utillaje utilizado durante las diferentes etapas del Paleolítico (inferior, medio y superior), poniéndolo en relación con las personas que los fabricaron y que se convertirán en nuestros guías virtuales por la muestra. La exposición cuenta con cuatro fotografías de la cueva de Altamira (la puerta de acceso, el yacimiento en el interior y exterior, así como del techo de polícromos); dieciocho piezas relevantes de la cueva de Altamira y otros yacimientos cántabros como La Pila, el Chufín y el El Juyo), y que abarcan un amplio periodo cultural desde el Achelense hasta el Magdaleniense; seis dibujos de Mauricio Antón (Homo heidelbergensis, el clima en el Paleolítico medio y superior y el Homo sapiens), así como siete videos relativos a la temática expuesta.

El discurso expositivo se organiza en torno a cuatro unidades temáticas: la primera, más genérica, estará dedicada a aspectos relacionados con la cueva de Altamira, las investigaciones sobre la misma o el papel del Museo como custodio de la cavidad y de los bienes culturales vinculados con ella. Las tres restantes se centran en los grandes protagonistas de la historia, los creadores de "las primeras cajas de herramientas", desde el Homo heidelbergensis, con útiles tales como bifaces o raederas pasando por los neanderthales, artífices de la especialización de la talla en Europa, la conocida como talla levallois, con puntas musterienses o denticulados; hasta llegar al Homo sapiens que diversificó los útiles creando tipos para cada actividad: agujas o colgantes, relacionados con la vestimenta y el adorno; compresores, como el encontrado por Marcelino Sanz de Sautuola, entre 1875 y 1880; azagayas o arpones, ligados a actividades cinegéticas o raspadores o buriles. Todas ellas, piezas que nos hacen comprender la gran especialización que llegaron a alcanzar aquellos grupos humanos que habitaron el País de Altamira.

Si bien la interacción directa con el Museo y con los bienes culturales en él custodiados son insustituibles, el reconocimiento del Patrimonio Cultural, mueble e inmueble, a través de internet acorta distancias, abriendo numerosos y amplios caminos hacia la interculturalidad. Todo ello, permite acercar y despertar el interés del público por las instituciones museísticas conduciendo a la visita física al Museo.