Vie20102017

Last update12:03:13 AM

Torrelavega

El concejal de Policía afirma que las Fiestas de Tanos estuvieron “relativamente controladas” y solo hubo “incidentes aislados”

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
PoliciaLocal04

El concejal de Policía, Pedro Pérez Noriega, ha rechazado hoy las críticas vertidas desde la Asociación de Policía Local de Cantabria, que cuestionó la gestión política de las Fiestas de Tanos, y ha afirmado que las celebraciones estuvieron "relativamente controladas" y solo hubo "algún incidente aislado".

 

Respecto a la presencia policial, Pérez Noriega ha señalado que hubo agentes en aquellos actos de afluencia "masiva" de personas, "en los que se entendía que era necesaria", como es el caso del concierto de David Bustamante, y también efectivos de Policía Local y Policía Nacional "para controlar el botellón". De hecho, ha destacado que "el parte" policial fue "sin incidencias".

Además, ha recordado que este año, debido al incremento de las horas de dedicación de la Policía Local de 80 a 120 euros, una medida "que ha tenido muy buena respuesta", se ha podido tener mayor presencia en las Fiestas de Tanos.

La sección sindical de APLC en Torrelavega denunciaba la "deriva" que han tomado las Fiestas de Tanos, que se han desarrollado "sin control de ningún tipo". Además, acusan al Ayuntamiento de Torrelavega de "clara connivencia" con los organizadores de las Fiestas de Tanos al "consentir" determinados actos y eventos sin "previsión de las circunstancias que los rodean".

APLC ha mostrado "el hartazgo que supone que la mierda procedente de la chapuza y negligencia política salpique siempre sobre unos agentes que han cumplido con su trabajo bastante mejor de lo que se les exige".

"Las fiestas de Tanos se han desarrollado exactamente como las autoridades políticas han querido", empezando por que "no existía dispositivo alguno" para atender unas celebraciones tan multitudinarias, han asegurado.
Como ejemplo de la "anarquía general", ponen el concierto de David Bustamante, celebrado "en precarias condiciones de recinto y accesos"; la carrera de burros, "cuya legitimidad" y "condiciones" en que se realiza son "como mínimo discutibles"; o el "reiterado y abusivo incumplimiento" de los horarios, a pesar de los informes y denuncias que cada año formulan los agentes "y que desconocemos donde van a parar".

Igualmente señalan que la "mezcla de fiesta, noche, juventud y alcohol" son circunstancias que deben motivar una "presencia policial en número suficiente" para hacer labor de prevención e impedir "que las inevitables molestias se conviertan en desordenes públicos graves" y denunciar las conductas reprobables que se observen, como se hace cada fin de semana en la zona de vinos.

Sin embargo, dicen que el sábado 29 de julio "no existió orden ni dispositivo alguno" para controlar el botellón y los "escasos" agentes nacionales y locales que estaban de servicio "atendieron como humanamente pudieron" las llamadas, coordinándose ellos mismos e interviniendo en numerosas peleas, "algunas dentro del propio recinto de fiestas", donde había seguridad privada.

Respecto al anuncio del delegado del Gobierno de que seguridad y presencia policial estarían garantizadas el sábado siguiente, "no se cumplió" y ante un "diezmado servicio" de Policía Nacional solo permaneció en Tanos la Policía Local, afirma APLC, aunque fue la lluvia la que finalmente desalentó el botellón.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar