Lun22012018

Last update03:13:13 AM

Aprobamos el Código Ético reivindicando la historia del sindicato

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
CCOOGuillermo

Ninguna otra organización tiene las credenciales de honestidad y transparencia que tiene CCOO. Aprobamos el Código Ético advirtiendo que estamos ante la mirada exigente del ojo público y no podemos defraudar. Actuamos en una sociedad, afortunadamente menos complaciente con las conductas deshonestas. Por eso destacamos que para ser independientes debemos ser muy exigentes con nuestra autonomía, que se gana día a día.

Queremos advertir a las organizaciones del sindicato de los riesgos de hacer sindicalismo solo en las cuatro paredes de la empresa. Si resulta imprescindible llegar a las trabajadoras y trabajadores en sus centros de trabajo, no lo es menos volcar nuestras delegadas/os en la acción sindical fuera de la empresa, porque es en la sociedad donde este sindicato debe pelear por redistribuir de forma más justa la riqueza que se genera.

 

Defiendo la financiación pública de los sindicatos, sin complejos, con la cara bien alta. Una financiación sometida a cuantos controles sean necesarios, pero coherente con lo que recogen las normas legales para garantizar la actividad sindical. Los tiempos nos han colocado donde estamos y aceptamos el reto. Estamos en condiciones de resolver los problemas que nosotros mismos hemos generado, pero sin meter todo en el mismo saco.

Hemos de actuar con responsabilidad y rigor. Algunas de las propuestas que incluidas en el Código Ético son de aplicación inmediata. Otras quedarán abiertas y serán desarrolladas y aprobadas en el próximo congreso. Nos anima la voluntad de incrementar las exigencias a las personas que nos representan en los espacios públicos. Hacemos auditorías externas para evaluar el buen gobierno de nuestros recursos; pero tenemos que hacer también auditorías de recursos humanos, evaluando trabajo y resultados. Lo repito una vez más, no somos como nos vemos, sino como nos ven.

Se publicaron los bienes de los dirigentes de CCOO cuando entran y cuando salen de sus puestos de dirección. Como responsable CCOO en Torrelavega pidió a todas las organizaciones un esfuerzo para hacer compatible pluralidad y eficacia; para simplificar estructuras y utilizar los recursos allí donde son más necesarios.

Hacer un llamamiento al uso de las nuevas tecnologías para mejorar la comunicación con la afiliación y la acción sindical. Sin embargo, recuerdo que el sindicalismo es una actividad para mirarle la cara a la gente, para visitar las empresas y hablar con los ciudadano/as, porque si no lo perderemos. "Hay que aplicar bien la solidaridad interna y los recursos para dignificar y unificar la actividad sindical; para disponer de sistemas de retribución homologables. Ahora nos esperan los trabajadores/as ahí fuera. Tenemos que defender sin desmayo sus derechos. Hay muchas expectativas con este consejo. No podemos defraudarlas.

La agenda sindical tiene que abrirse hueco en la agenda política. Nuestros objetivos son ambiciosos y más en una sociedad donde crece la desigualdad. CCOO tiene estructura, ideas y propuestas para ello. Somos el mejor sindicato, tenemos que ser la mejor organización.

CCOO se ha caracterizado por impulsar la participación democrática y la integración de posiciones, además de ser pionera en el establecimiento de limitaciones en el mandato de sus dirigentes. En los últimos años se ha profundizado en ello, a través del proceso de reformas internas que hemos acometido, especial mente desde el 10o Congreso (reducción de los componentes de los órganos de dirección, reforzamiento de las estructuras de base (secciones sindicales), sindicalismo de proximidad, reorganización sectorial, fusión de federaciones, plan contable, nuevo sistema de cuotas, etc.

Se han puesto en marcha nuevas exigencias legales para satisfacer las demandas de una ciudadanía cada vez más consciente de sus derechos y menos tolerante ante los casos de corrupción. En lo que a CCOO se refiere, la aparición de algunas prácticas excepcionales, no acordes a nuestras normas y principios y formas de proceder, honestas y rigurosas, nos animaron y animan a responder clara y rápidamente cuando estas prácticas se han constatado y a promover cambios en nuestro funcionamiento interno, a través de medidas estructurales que, profundizando en las herramientas que ya teníamos, favorezcan un mayor control de nuestra actividad, la mayor transparencia de la misma y nos permitan reforzar las condiciones para evitar situaciones que empañen el buen nombre de CCOO.